COMUNIDAD DE REGANTES

CANAL DE ORELLANA

 

 

ORDENANZAS Y REGLAMENTOS

(Texto en exposición pública)

febrero - 2008

 

 

 

 

 

 

Don Benito, 27 de Octubre de 2.007

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INDICE

 

              Capítulo I.-                 Constitución y disposiciones generales

              Capítulo II.-                De la organización del riego

              Capítulo III.-               De las obras

              Capítulo IV.-              Del uso de las aguas y sus obligaciones

              Capítulo V.-               De los padrones y planos de la Comunidad

              Capítulo VI.-              De las servidumbres

              Capítulo VII.-             Del régimen sancionador 

              Capítulo VIII.-             De la Junta General

              Capítulo IX.-              De la Junta de Gobierno

              Capítulo X.-               Del Jurado de riegos

              Capítulo XI.-              De las normas electorales

              Disposiciones finales

 

REGLAMENTO

DE LA JUNTA DE GOBIERNO

 

              Capítulo I.-                De su constitución

              Capítulo II.-               Deberes y atribuciones

              Capítulo III.-              Del Presidente

              Capítulo IV.-             Del Tesorero-Contador 

              Capítulo V.-              Del Secretario

 

REGLAMENTO

DEL JURADO DE RIEGOS

 

              Capítulo único

 

 

 

 

 

ESTATUTOS DE LA COMUNIDAD DE REGANTES DEL CANAL DE ORELLANA

 

CAPÍTULO I.-

CONSTITUCIÓN Y DISPOSICIONES GENERALES.

 

ARTÍCULO 1.- Todos los propietarios de tierra y titulares de otros derechos de uso legalmente reconocidos, incluidos en la zona regable del Canal de Orellana, que comprenden las superficies que formaban las Colectividades I, II, III y IV de la Comunidad General de Regantes del Canal de Orellana, y una vez acordada por estas su fusión en una sola Comunidad de Regantes así como extinción de la Colectividades y Comunidad General hasta ahora existente;  acogiéndonos a lo previsto en el Texto Refundido de la Ley de Aguas (R.D.L 1/2001)  y su Reglamento, constituimos la COMUNIDAD DE REGANTES DEL CANAL ORELLANA, Corporación de Derecho Público adscrita al Organismo de cuenca, que se regirá por los presentes Estatutos y por las normas legales que le sean de aplicación.

En el futuro, podrán igualmente integrarse en la Comunidad los titulares de otras concesiones de aguas públicas, que en su día pudieran aprobarse o cualquier otra obra de regulación encaminada a aumentar la disponibilidad de recursos hídricos en la zona.

 

ARTÍCULO 2.- La superficie aproximada que abarca esta Comunidad es de 40.285 has. Debido a la gran extensión de la Comunidad resultante y a efectos de mejorar su operatividad y proximidad al usuario se establece una delimitación territorial en zonas de explotación del tenor siguiente:

      Zona de explotación nº 1. - SECTORES : I, II, III, IV y VI.

La extensión aproximada es de 7.562 Has., pertenecientes a los términos municipales de Orellana la Vieja, Acedera, Navalvillar de Pela (Obando), Rena,  Villanueva de la Serena (Valdivia) y Don Benito (Ruecas). Limita al Norte con los Ríos Gargáligas y Ruecas. Al Sur con el Río Guadiana. Al Este con el Canal de Orellana y la acequia A-VI y al Oeste con el Río Ruecas.

 

      Zona de explotación nº 2.- SECTORES: XIII, XIV, XV, XVI, XVII, XVIII, XIX y XX.

La extensión aproximada es de 11.435 Has., pertenecientes a los términos municipales de Madrigalejo (Colón y Fernando V), Campo Lugar (Pizarro), Escurial, Miajadas (Casar de Miajadas), Villar de Rena (Palazuelo y Puebla de Alcollarín), Rena y Don Benito (Ruecas). Limita al Norte con el Canal de Orellana, Río Ruecas y acequia A-XIV, al Sur con el Río Ruecas, al Este con el Canal de Orellana y Río Ruecas y al Oeste con el arroyo Matapeces.

         

          Zona de explotación nº3.- SECTORES: XXI, XXII, XXIII.

La extensión aproximada es de 6.697 Has., pertenecientes a los términos municipales de Miajadas, Don Benito (Vivares, Valdehornillos y Hernán Cortés), Santa Amalia y Medellín.

Limita al Norte con el Canal de Orellana, al Sur con los Ríos Ruecas y Guadiana, al Este con el arroyo Matapeces y Río Ruecas y al Oeste con el Arroyo Caganchez.

 

          Zona de explotación nº 4.- SECTORES: XXIV, XXV, XXVI y XXVII.

La extensión aproximada es de 8.324 Has., pertenecientes a los términos municipales de Miajadas (Alonso de Ojeda), Don Benito (Vivares y Valdehornillos),  Santa Amalia (Valdehornillos), Guareña (Torrefresneda) y Medellín (Yelbes).

Limita al Norte con el Canal de Orellana, al Sur con el Río Guadiana, al Este con el Arroyo Caganchez y al Oeste con el Arroyo del Hornillo y el Río Búrdalo.

 

      Zona de explotación nº5.- SECTORES: XXVIII, XXIX, XXX, XXXI, y XXXIII.

La extensión aproximada es de 6.267 Has., pertenecientes a los términos municipales de Almoharín, Miajadas (Alonso de Ojeda), Santa Amalia y Don Benito (Conquista del Guadiana).

Limita al Norte con el Canal de Orellana, al Sur con el arroyo Tamujoso, al Este con el Arroyo del Hornillo y Río Búrdalo y al Oeste con el Canal de Orellana.

 

ARTÍCULO 3.- El domicilio de la Comunidad se establece en Avda. de Sevilla 15 de Don Benito. La Junta General podrá acordar en todo momento el cambio de domicilio y la apertura de nuevas oficinas y sucursales, incidencias que serán notificadas de inmediato al organismo competente.

 

ARTÍCULO 4.- Pertenece a la Comunidad la red cedida por el IRYDA con fecha 10 de Julio de 1.978. Además, el uso y disfrute de cualquiera que pudiera ser cedida por otro Organismo competente. Dichas obras, en su caso, podrán pasar a pertenecer a la Comunidad, de acuerdo con las normas vigentes, y tras ser recibidas por está en las debidas condiciones de explotación.

Así mismo, pertenecerán a la Comunidad las obras por ella ejecutadas para el servicio de su zona regable, así como el uso y disfrute de las redes secundarias de riego que, ejecutadas por los comuneros, se integren en el sistema general de distribución de la Comunidad.

 

ARTÍCULO 5.- La Comunidad dispondrá para su aprovechamiento del caudal de agua derivado del Canal de Orellana, que destine a su servicio, así como de otros caudales que se le puedan conceder en el futuro por el organismo competente.

 

 

ARTÍCULO 6.- Tienen derecho al uso de las aguas de que disponga la Comunidad, en los términos previstos en los presentes Estatutos, todos los propietarios de tierras incluidas en el ámbito territorial, descrito en el articulo 2, así como las ampliaciones que legalmente se efectúen en la zona, al amparo de lo previsto en el párrafo final del articulo 1, y otros aprovechamientos.

 

ARTÍCULO 7.- Para ingresar en la Comunidad, después de su constitución, bastará acuerdo de la Junta General por mayoría simple de votos presentes; el interesado solicitará su ingreso mediante escrito dirigido a la Junta de Gobierno, que podrá autorizarle provisionalmente para utilizar las aguas.

      En el escrito de solicitud, el interesado deberá comprometerse a satisfacer las derramas que le correspondan en los gastos efectuados por la Comunidad en obras y servicios, que afecten directamente al aprovechamiento.

 

ARTÍCULO 8.- Para causar baja en la Comunidad, el interesado deberá notificar fehacientemente su propósito a la Junta de Gobierno, acreditando en modo suficiente, a juicio de ésta, su cese definitivo en el uso de las aguas. La baja será aprobada por la Junta de Gobierno y no dará al interesado derecho a indemnización o compensación de tipo alguno. En el caso de que el adquirente de las tierras satisfaga las derramas previstas en el segundo párrafo del artículo anterior, la compensación será fijada por la Junta de Gobierno, previa deducción de los gastos. Todo ello, sin perjuicio de que las deudas contraídas con la Comunidad gravarán la finca, según las previsiones del art. 212 del Reglamento del Dominio Publico Hidráulico.

 

ARTÍCULO 9.- Siendo el principal objeto de la Comunidad el evitar las cuestiones y litigios entre los diversos usuarios del agua, todos ellos se someten voluntariamente a sus Estatutos y Reglamentos y se obligan a su exacto cumplimiento, renunciando a otra jurisdicción o fuero para su observancia y aplicación.

 

ARTÍCULO 10.- La Comunidad sufragará los gastos necesarios para la construcción, reparación y conservación de sus obras y dependencias al servicio de sus riegos y , en su caso, de los demás aprovechamientos que pudieran existir en la Comunidad, y para cuantas actuaciones se practiquen en beneficio de la misma y defensa de sus intereses, con sujeción a las prescripciones de estos Estatutos.

 

 

 

 

ARTÍCULO 11.- Contribuirán a levantar todas las cargas y gastos de la Comunidad:

a)       1.- Los regantes, en proporción a su superficie regable inscrita en la Comunidad, estableciéndose como cuota mínima la correspondiente a 1 ha., sea cual fuere la superficie real inferior a dicha unidad.

2.- En los casos de riego por elevación, se establecerá además, una derrama propia acorde con sus costes específicos.

 

b)       Los demás aprovechamientos que pudieran existir, en igual proporción que los regantes y en función de las siguientes equivalencias:

-          Consumo humano: 1 ha/6.000 m3 anuales.

-          Consumo ganadero: 1 ha/3.000 m3 anuales.

-          Fuerza motriz: 1 ha/2,5 caballos teóricos anuales.

-          Otros aprovechamientos industriales, tecnológicos y servicios públicos, según que consuman o no el agua: cada 1.000 m3 anuales /1 ha, según volumen de agua real suministrada y medida en toma, mediante el sistema más fiable que en cada caso se establezca por la Junta de Gobierno. En su defecto, será de aplicación la tabla de equivalencia aprobada por el Organismo de cuenca para sus tarifas.

-          Estarán sujetos al pago de las obligaciones comunitarias, todos los usuarios comprendidos dentro de la zona regable de la Comunidad de Usuarios del Canal de Orellana, aunque los propietarios renuncien al uso y aprovechamiento del agua.

-          Quienes viertan aguas residuales en los cauces de la Comunidad, en la cuantía que en cada caso concreto se acuerde en la preceptiva autorización.

 

ARTÍCULO 12.- A propuesta de la Junta de Gobierno, la Junta General de la Comunidad aprobará, en su sesión ordinaria del mes de Diciembre, la normativa de riego de la campaña siguiente si las circunstancias así lo requiriesen, según las previsiones establecidas en el Capítulo IV de los presentes Estatutos.

 

ARTÍCULO 13.- Con independencia del pago de sus consumos de agua y energía, cada comunero vendrá obligado a satisfacer la cuota que le corresponda para cubrir el presupuesto de gastos generales de la Comunidad, según la derrama por hectárea o equivalente que será recogida, para cada campaña, en la normativa de riego correspondiente, antes de hacer la petición de agua. La Junta de Gobierno podrá fraccionar, con carácter general, el pago de dichas cuotas.

 

      El plazo para satisfacer los pagos definidos en este articulo será de dos meses desde la emisión del correspondiente recibo, transcurrido el cual sin que el pago se hubiera efectuado, el recibo sufrirá un recargo del 10% y se podrá prohibir al comunero el uso del agua; al segundo mes de retraso, el recargo será del 20%, sin perjuicio de que la Comunidad acuda, para el cobro de la deuda, al procedimiento administrativo de apremio.

      Las deudas acumuladas por el comunero sufrirán, cada año, un nuevo recargo equivalente al interés legal del dinero.

 

ARTÍCULO 14.- Para el cumplimiento de sus fines, la Comunidad de Regantes del Canal de Orellana dispondrá de plena personalidad jurídica, capacidad de obrar, de los necesarios medios económicos y jurídicos, así como de la capacidad para adquirir, poseer, gravar y, en general, administrar y ejercer todo tipo de actos de dominio sobre cualquier clase de bienes.

 

ARTÍCULO 15.- La Comunidad, reunida en Junta General, asume el poder que en la misma existe. Para su gobierno y administración, con sujeción a la ley, se establecen la Junta de Gobierno y el Jurado de Riegos.

 

ARTÍCULO 16.- La Comunidad tendrá un Presidente, un Vicepresidente y un Secretario, elegidos directamente por la Junta General.

      El Secretario de la Comunidad lo podrá ser, a su vez, de la Junta de Gobierno y del Jurado de Riegos, y será nombrado por la Junta General a propuesta de la Junta de Gobierno. El cargo de Secretario podrá ser desempeñado por persona que no ostente la condición de comunero, en cuyo caso, será retribuido. Corresponde a la Junta de Gobierno elegir, entre sus vocales, un Tesorero-Contador (R.D.P.H. art. 219.4).

 

ARTÍCULO 17.- Cualquier comunero puede ser elegido Presidente de la Comunidad siempre que reúna los requisitos previstos en el artículo 85 de los presentes Estatutos. La duración del cargo de Presidente será de cuatros años. El cargo de Presidente  y Vicepresidente es honorífico, gratuito y obligatorio, y solo podrá rehusarse por reelección inmediata o por causa justificada.

 

ARTÍCULO 18.- Competen al Presidente de la Comunidad, entre otras, las siguientes funciones:

a)     Convocar y presidir las sesiones de la Junta General, dirigiendo la discusión en sus deliberaciones.

 

b)     Autorizar con su firma las actas de las sesiones y cuantas órdenes emanen de la Junta General.

c) Comunicar los acuerdos de la Junta General a la Junta de Gobierno y al       Jurado de Riegos para que los ejecuten en los que les concierna,     cuidando de su exacto cumplimiento.

 

d) Representar, con los más amplios poderes, a la Comunidad ante terceros   y ante cualquier instancia administrativa o judicial.

 

e) Firmar y expedir los mandamientos de pago contra la tesorería de la             Comunidad, así como cualquier otra clase de documentación de    contenido económico.

 

     

ARTICULO 19.- La duración del cargo de Secretario de la Comunidad será indefinida, pero el Presidente tendrá la facultad, previo acuerdo de la Junta de Gobierno, de suspenderles en sus funciones y de proponer a la Junta General su separación del cargo; separación que podrá también efectuarse por propia iniciativa de la Junta General.

 

ARTÍCULO 20.- Corresponde al Secretario de la Comunidad:

 

a) Extender en sendos libros, foliados y rubricados por el Presidente, las actas de las Juntas Generales y de las Juntas de Gobierno, recogiendo los acuerdos que en ellas se adopten, y firmarlas con el visto bueno del Presidente.

b) Certificar y autorizar, con el visto bueno del Presidente, las órdenes que emanen de éste o de los acuerdos de Junta General y de Junta de Gobierno.

c) Conservar y custodiar en sus archivos los libros y demás documentos correspondientes a la Secretaría de la Comunidad.

d) Ejercer las mismas funciones hasta aquí descritas en el Jurado de Riegos, en cuyo caso actuará bajo la supervisión y visto bueno de su Presidente.

e) Ejercer las restantes funciones asignadas por los Reglamentes de la Junta de Gobierno y del Jurado de Riegos.

 

 

 

CAPITULO II.-

DE LA ORGANIZACIÓN DEL RIEGO.

 

ARTÍCULO 21.- Los comuneros propietarios de infraestructuras que se abastezcan de aguas gestionadas por la Comunidad solicitarán a la Junta de Gobierno los turnos de riego y demás aspectos organizativos de su toma o ramal, que serán acordados por ésta.

 

ARTÍCULO 22.- La Junta de Gobierno decidirá libremente sobre los turnos de riego y restantes aspectos organizativos de cada toma o ramal, con independencia de la titularidad de los mismos.

 

ARTÍCULO 23.- La Junta de Gobierno resolverá cuantas discrepancias se produjeran entre los comuneros usuarios de una toma, arqueta o ramal de titularidad privada, sobre cumplimiento e interpretación de su organización. Todo ello, sin perjuicio de las facultades del Jurado de Riegos.

 

ARTÍCULO 24.- La Junta de Gobierno podrá desarrollar acuerdos con los comuneros adscritos a una toma, arqueta o ramal de titularidad privada, sobre el mantenimiento de dichas infraestructuras. De producirse estos acuerdos, la Comunidad se encargaría del citado mantenimiento, repercutiendo sus costes a los usuarios en función del pacto escrito que se establezca.

 

ARTÍCULO 25.-  La Comunidad podrá establecer turnos de riego, sin perjuicio de lo que se establece en los artículos siguientes.

 

ARTÍCULO 26.- Nadie podrá tomar mayor cantidad de agua de la que le corresponda según la asignación que realice la Comunidad.

      Se prohíbe expresamente la venta o cesión, por cualquier título, de agua a otras parcelas distintas de aquellas a las que se autorice el riego. La infracción a esta norma llevará aparejado el corte inmediato del suministro de agua, hasta tanto el Jurado de Riegos imponga la sanción procedente.

 

ARTÍCULO 27.- La Comunidad podrá establecer nuevos turnos de riego, que habrán de ser observados preceptivamente por todos los usuarios, cuando las circunstancias así lo aconsejaran.

      Del mismo modo, corresponde a la Comunidad el establecimiento de turnos de riego, de observancia obligatoria, para los regantes que hayan de suministrarse de una toma común.

 

ARTÍCULO 28.- La infracción de los turnos de riego, establecidos de común acuerdo o por la Comunidad, en uso de las facultades que estos Estatutos confieren, llevará aparejado el corte inmediato del suministro de agua, hasta que el Jurado de Riegos imponga la sanción procedente.

      Todo regante está obligado a informar al personal de campo de la Comunidad o a la Junta de Gobierno, de las averías, infracciones de los turnos de riego o tomas clandestinas que tuvieran lugar en la infraestructura a que se refiere el articulo 34 o en las redes privadas conectadas a la misma.

 

ARTÍCULO 29.- La utilización del agua por los regantes se adecuará en todo momento a las normas que establezca la Comunidad y que serán aplicadas por sus Capataces y personal de campo.

 

ARTÍCULO 30.- Se establece un principio de presunción de veracidad en los informes que realice el personal al servicio de la Comunidad, sin perjuicio de que el comunero afectado pueda presentar prueba en contrario que desvirtúe dicha presunción.

 

ARTÍCULO 31.- En la medida de lo posible y como declaración de intenciones, esta Comunidad, a fin de economizar en la utilización del agua, promoverá a través de sus capataces y personal de campo, el uso racional del agua, y si fuera posible, la instalación de contadores para el pago individualizado del consumo.

 

ARTÍCULO 32.- La Comunidad podrá cortar el suministro de agua en las tomas cuyos usuarios hayan dejado transcurrir dos meses, desde la fecha de emisión del correspondiente recibo, sin atender a su pago. La mora en el pago de los recibos se verá penalizada con un recargo equivalente al interés legal del dinero.

      La Comunidad notificará al comunero incurso en mora, con una antelación mínima de 48 horas, el corte del suministro de agua.

 

ARTÍCULO 33.- De producirse el corte del suministro de agua previsto en el artículo anterior, éste no será restablecido hasta tanto el comunero no efectué el pago del principal y recargos aplicables que adeudara a la Comunidad.

      Los gastos que pudieran originarse como consecuencia del corte y restablecimiento del suministro de agua por los motivos descritos en el presente capítulo, correrán por cuenta del comunero incurso en mora en el pago de sus recibos. Dichos gastos serán evaluados por la Junta de Gobierno.

 

CAPÍTULO III.-

DE LAS OBRAS.

 

ARTÍCULO 34.- La Comunidad formará y mantendrá actualizado un inventario en el que se relacionarán detalladamente las balsas de regulación, las redes de conducción y desagüe, los caminos de servicio, edificaciones y demás bienes de su propiedad, al que se incorporarán en lo sucesivo cuantas obras se vayan ejecutando.

    Con objeto de preservar la obra y con carácter general, se considera propiedad de la Comunidad, el terreno en que se encuentren ubicados los canales, acequias desagües, caminos de servicio, etc…, en el ancho total de la obra y hasta una distancia de 1,5 m., medidos desde la arista exterior de cada lado. Se establece además, una zona de policía de 15 m. medidos también desde la arista exterior de cada lado.  En todo caso, se observarán las determinaciones de los planos de detalle del proyecto de la obra realizada por el IRYDA, que fue entregada a la Comunidad.        

    Las condiciones concretas y las obligaciones inherentes a la recepción de las obras objeto de entrega por parte de cualquier Organismo competente, se estipularán y ejecutarán en la forma que legalmente proceda.

ARTÍCULO 35.- La Comunidad declara obra necesaria y de interés general el mantenimiento y conservación de los inmuebles incluidos en el inventario descrito en el articulo anterior y de los que, sin estarlo, así se acuerde por la Junta General. Los gastos a que ello diera lugar se realizarán con cargo a los presupuestos de la Comunidad, en la forma que ésta disponga, para que todos los comuneros contribuyan en equitativa proporción a sufragar la parte no cubierta con los auxilios que se pudieran recibir al amparo de las disposiciones vigentes.

ARTÍCULO 36.- La Junta de Gobierno podrá ordenar el estudio y realización de proyectos de obras de nueva construcción para el mejor aprovechamiento de las aguas que posea la Comunidad o el aumento de su caudal, pero no podrá llevar a cabo las obras sin la previa autorización de la Junta General, a la que compete acordar su ejecución.

      Sólo en casos extraordinarios y de extrema urgencia que no permitan reunir la Junta General, podrá la Junta de Gobierno aprobar y emprender la ejecución de una obra nueva, convocando lo antes posible a la Junta General para darle cuenta del acuerdo y someterlo a su ratificación.

      Corresponde a la Junta de Gobierno la aprobación de las obras de reforma y ampliación que los partícipes interesados proyecten realizar a su costa en las obras a que se refieren el último inciso del artículo 4. Asimismo, corresponde a la Junta de Gobierno aprobar los proyectos de consolidación, revestimientos y reforma en las obras descritas en el artículo 34, y su ejecución con cargo a los créditos que anualmente se consignen en los presupuestos por la Junta General.

 

ARTÍCULO 37.- Las obras de mejora, modificación y reforma que no sean de interés general únicamente serán costeadas por los comuneros afectados que soliciten su ejecución, sin perjuicio de la repercusión que corresponda sobre quienes, no habiéndolo solicitado, se beneficiaran después de su utilización.

 

ARTÍCULO 38.- La limpieza y la conservación de las obras incluidas en el artículo 34 estarán al cargo de la Comunidad. Los escombros de las limpiezas se depositarán en las propiedades colindantes, después de reforzar con ellos los cajeros, pudiendo sus dueños extenderlos sobre aquellas, sin perjuicio de dichos cajeros. De conformidad con la obra entregada por el IRYDA a la Comunidad, se establece en los desagües una servidumbre de 2 metros a cada lado, medidos desde la arista exterior del mismo. En ningún caso se autoriza depositar escombros en cunetas, ni caminos.  Las redes de propiedad particular serán mantenidas y conservadas a costa de los partícipes afectados, en la proporción correspondiente; las posibles discordias entre ellos serán resueltas por la Junta de Gobierno.

 

ARTÍCULO 39.- Nadie podrá ejecutar obras o trabajos de clase alguna en las redes de conducción, distribución y desagüe, y demás obras sobre las que la Comunidad ostente dominio o derechos de uso, ni construir otras nuevas o variar su trazado, sin previa y expresa autorización de la Junta de Gobierno, y sin ajustarse con exactitud a las condiciones de la autorización.

 

ARTÍCULO 40.- Cualquier obra que se ejecute sin previa autorización de la Junta de Gobierno, y que pudiera afectar a las definidas en los artículos 4 y 34, podrá ser demolida a costa del constructor, sin perjuicio de la sanción a que hubiere lugar.

 

ARTÍCULO 41.- Los comuneros no podrán efectuar obras de ninguna clase, incluidas las de nivelación de los terrenos, que puedan, siquiera indirectamente, afectar a las redes de conducción, distribución y desagüe y a los caminos, sin autorización de la Junta de Gobierno, quien fijará las condiciones de su autorización y cuidará de su vigilancia.

    La construcción de charcas o cualquier sistema de almacenamiento destinada a embalsar agua para riego, abrevadero de ganado, o cualquier otro uso, requerirá de previa y expresa autorización de la Junta de Gobierno. En caso de ser autorizada, la misma deberá ceñirse a las condiciones técnicas y de uso que este órgano determine de acuerdo con las circunstancias del caso concreto. La autorización otorgada, únicamente se referirá al ámbito de sus competencias, y por tanto no eximirá al partícipe de recabar cuantos permisos y requisitos sean exigidos por otros organismos.

    En ningún caso podrán construirse charcas ni instalaciones auxiliares a una distancia inferior a 5 metros de la arista exterior y a cada lado, de cualquier acequia, desagüe o camino de la Comunidad.

    Cualquier construcción que no respete las anteriores condiciones y no cuente con la expresa autorización de la Junta de Gobierno, será demolida a costa del propietario, sin perjuicio del pago de la multa e indemnización que pueda corresponder a la infracción cometida.

ARTÍCULO 42.- Los comuneros vendrán obligados a cortar aquellas plantas y retirar aquellos obstáculos que la Junta de Gobierno declare perjudiciales para los caminos y redes generales y para el libre curso de las aguas. De no efectuarlo, lo hará la Junta de Gobierno por cuenta del comunero, sin perjuicio de su obligación de indemnizar y de las sanciones a que su actitud se hiciera acreedora.

 

ARTÍCULO 43.- Queda totalmente prohibido quemar rastrojos en la proximidad de la red de acequias. Acumular materia vegetal procedente de la poda o de cualquier cultivo, y en general, envases y residuos de cualquier otro origen. Depositar material de riego o cualquier utensilio u otros objetos, dentro de las redes de acequias o desagües.

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPITULO IV.-

DEL USO DE LAS AGUAS Y SUS OBLIGACIONES.

 

ARTÍCULO 44.- El derecho al uso de las aguas es igual para todos los comuneros. Dicho derecho será proporcional a su superficie regable o equivalencia. No obstante, la Junta General podrá establecer preferencias circunstanciales para determinados cultivos y por periodos limitados, que no podrán exceder del año agrícola.

 

ARTÍCULO 45.- La distribución y vigilancia del uso del agua se realizará por la Junta de Gobierno, que se valdrá para ello del personal de campo y capataces encargados de este servicio.

 

ARTÍCULO 46.- La rotura o manipulación intencionada de precintos, contadores o cualquier elemento de toma o de control podrá llevar aparejado el corte inmediato del suministro de agua, sin perjuicio de la sanción que pudiera imponer el Jurado de Riegos y del resarcimiento de los gastos de reparación o sustitución de los elementos averiados, así como de la satisfacción de las indemnizaciones a que pudiera dar lugar.

 

ARTÍCULO 47.- Cuando la falta de limpieza o defectuosa conservación de las redes de propiedad particular produzcan embalsamientos de agua o dificulten su normal distribución, retrasando de este modo los turnos de riego, la Junta de Gobierno podrá interrumpir inmediatamente el suministro a dichas redes, dando cuenta al Jurado de Riegos para que resuelva lo procedente.

 

ARTÍCULO 48.- En ningún caso será eximente de la penalidad señalada para la infracción de los turnos de riego o para la extralimitación en la superficie autorizada, la alegación de que el inculpado se ha limitado al aprovechamiento de aguas perdidas. En cualquier circunstancia, todo regante viene obligado a tapar el escape que ocasionara la pérdida, y a dar inmediata cuenta del mismo al personal de campo de la Comunidad o a la Junta de Gobierno.

 

ARTÍCULO 49.- Queda prohibido dejar aguas estancadas en ningún sitio o verterlas a los caminos, debiendo siempre conducirse los sobrantes y las procedentes de filtraciones o escorrentías a los puntos de desagüe. En caso de que, por avería o escape en las redes comunes definidas en el artículo 34, y no atribuibles a ninguna persona, se produjesen daños directos para alguno de los usuarios, la Comunidad vendrá obligada a indemnizarlos, mediante valoración efectuada por la Junta de Gobierno. No serán indemnizables los perjuicios que pudieran causar el corte de agua subsiguiente a tales averías o escapes.

 

ARTÍCULO 50.- En caso de turno de riego, todo usuario, tan pronto como haya terminado su riego o empleado el tiempo o el caudal que le corresponda, deberá cerrar perfectamente las tomas, a fin de dejar libre curso a las aguas y evitar pérdidas.

 

ARTÍCULO 51.- Nadie podrá dar al agua que le corresponda otro destino o aplicación distinto de los autorizados, salvo consentimiento previo y expreso de la Comunidad y con estricta sujeción a los términos del mismo.

 

ARTÍCULO 52.- Corresponde a la Comunidad ordenar y regular las aguas que circulan por las redes de la zona antes de que salgan de la misma, procurando compensar las irregularidades que puedan producirse en el riego de las tierras servidas por los finales de redes, a fin de que todos los regantes disfruten de las aguas en proporción a la extensión de sus tierras y, en su caso, a los criterios adoptados en función de lo previsto en el artículo 44 de estos Estatutos.

Asimismo, podrá la Junta de Gobierno abrir, cerrar y modificar la sección o emplazamiento de los puntos de toma en las redes a cargo de la Comunidad, cuando así lo aconseje el mejor aprovechamiento de las aguas, respetando y manteniendo siempre el servicio que éstas presten.

 

ARTÍCULO 53.- Únicamente en caso de incendio podrá tomarse el agua de las redes de la Comunidad, sea por los comuneros o por personas extrañas a la misma, sin sujeción a los turnos de riego. En tal caso, deberán dejarse tales redes en la forma y uso en que se hallaban antes de iniciarse el siniestro, tan pronto como éste sea extinguido.

 

ARTÍCULO 54.- Si hubiera escasez de agua o, por cualquier otra causa, la cantidad disponible fuera menor de la que corresponda a la Comunidad o a los regantes, la Junta de Gobierno distribuirá la disponible equitativamente, en proporción a la que cada usuario tiene derecho según las previsiones legales y de acuerdo con estos Estatutos.

 

 

 

 

 

 

 

CAPÍTULO V.-

DE LOS PADRONES Y PLANOS DE LA COMUNIDAD

 

ARTÍCULO 55.- Para el mayor orden y exactitud en los aprovechamientos del agua y reparto de las derramas, así como para garantizar el respeto a los derecho de cada uno de los participes en la Comunidad, habrá siempre al corriente un padrón general de usuarios en el que constará el nombre y extensión de cada finca, su ubicación y linderos, nombre de su propietario, domicilio, número de DNI, y sector al que pertenece.

      También se incluirá en dicho padrón los abastecimientos de poblaciones y aprovechamientos industriales que pudieran autorizarse, expresando su denominación, naturaleza, situación, volumen de agua que utilizan, equivalencia en hectáreas, y datos identificativos de su titular.

      Anualmente, y en época que señale la Junta de Gobierno, se procederá a la actualización de dicho padrón, reflejando en el mismo las altas y bajas producidas y las alteraciones procedentes de los cambios que experimente la propiedad de las tierras o de otros aprovechamientos.

 

ARTÍCULO 56.- Para facilitar el reparto de las derramas, las elecciones y las votaciones de acuerdos así como, en su caso, la formación de listas electorales, se llevará al corriente otro padrón general de todos los participes en la Comunidad por orden alfabético, en el que constará la proporción en que cada uno ha de contribuir a sufragar los gastos de la misma y el número de hectáreas o su equivalencia, que le corresponda. Igualmente se confeccionarán padrones alfabéticos, con las mismas menciones, de cada uno de los sectores.

 

 

ARTÍCULO 57.- Tendrá asimismo la Comunidad uno o más planos topográficos de todos los terrenos regables con las aguas de que dispone, realizados a escala suficiente para que en ellos se sitúen con precisión y claridad los limites de la zona regable, los linderos de cada finca, las redes de conducción, distribución, y desagüe, la situación de las principales obras y los caminos y otros bienes que posea la Comunidad.

      Se describirá también estos planos la situación de las tomas de agua y cauces de alimentación y desagüe de cada uno de las explotaciones, así como las de derivación para abastecimiento humano y otros aprovechamientos autorizados.

 

 

 

 

CAPÍTULO VI.-

DE LAS SERVIDUMBRES.

 

 

ARTÍCULO 58.- Todos los comuneros estarán obligados a dar paso por sus tierras, cuando fuese necesario, al agua que necesitasen los dueños de otras fincas.  El paso se efectuará, en su caso, por el punto que facultativamente se estime más necesario y menos perjudicial.

      Igualmente, todos los comuneros vendrán obligados a soportar las servidumbres de desagüe o drenaje indispensables para el saneamiento de las fincas situadas a superior cota.

 

ARTÍCULO 59.- La Junta de Gobierno fijará las condiciones de las servidumbres de acueducto y desagüe y la época en que se deban realizar las obras recogidas en el artículo anterior, en evitación de los perjuicios que se puedan ocasionar. Si, pese a ello, la ejecución de las obras comportara algún perjuicio para la finca sirviente, y a falta de acuerdo entre los interesados, la Junta de Gobierno fijará la indemnización que deba abonarse por el propietario de la finca dominante al de la finca sirviente.

 

ARTÍCULO 60.- Todos los comuneros quedan obligados a permitir el paso por su propiedad a los empleados de la Comunidad y a los medios mecánicos necesarios para que aquellos puedan ejercer las tareas de vigilancia, reconocimiento, reparación, limpieza y, en general, aquellas otras funciones que sus deberes y el servicio de las redes e instalaciones requieran.

El incumplimiento de la obligación recogida en el presente artículo podrá implicar el corte del suministro de agua a la finca propiedad del que incumpliere, hasta tanto el Jurado de Riegos decida lo procedente.

Los empleados de la Comunidad procurarán no causar ningún perjuicio en las fincas que deban atravesar y, de producirse éste, será evaluado por la Junta de Gobierno, que fijará la indemnización que corresponda.

 

ARTÍCULO 61.- Cualquier construcción, edificación o instalación fija, así como cualquier tipo de plantación permanente que se llevara a cabo en una zona de cinco metros a ambos lados del eje de cualquiera de las redes de riego y desagüe de la Comunidad o gestionadas por ella, sin autorización expresa y escrita de la Junta de Gobierno, podrá ser destruida por ésta a costa del propietario, sin perjuicio de las sanciones que el Jurado de Riegos pudiera imponer.

 

 

 

CAPÍTULO VII.-

DEL RÉGIMEN SANCIONADOR

 

ARTÍCULO 62.- Sin perjuicio de otras infracciones recogidas en el articulado de los presentes Estatutos, constituirán infracciones a los mismos, con el alcance y efectos que a continuación se determinan, las actuaciones u omisiones recogidas en el presente capítulo.

 

ARTÍCULO 63.- Incurrirán en infracción de estos Estatutos, que se corregirá por el Jurado de Riegos, los comuneros que, aún culposamente o por abandono, incurrieran en el incumplimiento de sus deberes o, por acción u omisión, en alguno de los hechos siguientes:

     

      1.- El que, de cualquier forma, cause daños a las redes de distribución conducción y desagüe, caminos y demás obras y bienes de la Comunidad.

      2.- El que efectué cualquier actividad o manipulación que afecte a las obras de la Comunidad, sin la correspondiente autorización de la Junta de Gobierno, o en forma distinta a la autorizada.

      3.- El que infringiere las disposiciones establecidas en el artículo 60 que antecede.

      4.- El que, siendo deber suyo, no tuviese las tomas, módulos y desagües en las debidas condiciones de conservación y limpieza, a juicio de la Junta de Gobierno.

      5.- El que incumpla, de cualquier forma, los acuerdos o disposiciones que se establezcan sobre utilización y distribución de las aguas.

      6.- El que infrinja la prohibición establecida en el primer párrafo del artículo 49 de estos Estatutos.

      7.- El que introduzca en sus tierras o aplique en ellas un exceso de agua.

      8.- El que aplique aguas a fines distintos de los autorizados.

      9.- El que deposite cualquier tipo de material que obstaculice las redes de acequias y desagües, sin la autorización correspondiente.

    10.- El que provoque incendio, aunque sea accidentalmente, que produzca daños a la red de acequia o desagües.

    11.- El que, de cualquier otra forma, infrinja lo dispuesto en estos Estatutos, en la normativa de riego de cada campaña o en los acuerdos de la Junta General o Junta de Gobierno, y en general, el que por cualquier abuso o exceso, aunque no se haya previsto, ocasione perjuicio a la Comunidad o a la propiedad y derechos de cualquiera de los comuneros.

      

         12.- El que ignore o desatienda las instrucciones dadas por el personal de campo y capataces de la Comunidad, en el desempeño de sus funciones.

         13.- En especial será considerada infracción cualquier ofensa, amenaza o mal trato hacia el personal al servicio de la Comunidad, siempre y cuando este se produzca en el desempeño de sus funciones, independientemente de que dichos actos pudieran llevar aparejada sanción penal, a cuyo efecto serán denunciados ante la autoridad competente.

         14.- El que dejare pastar cualquier animal en los Canales, Acequias y desagües y en sus cajeros o márgenes.

         15.- El que construya puentes sobre dichos cauces, obra, cierre o altere cualquiera de sus orificios, y el que modifique la sección, trazado y anchura de tales cauces o reduzca la de sus márgenes o cajeros, sin autorización expresa y escrita de la Junta de Gobierno, o lo haga en forma distinta a como haya sido autorizado.

 

ARTÍCULO 64.- Las infracciones en que incurran los regantes y demás usuarios serán juzgadas por el Jurado de Riegos, que las corregirá si las considera punibles, imponiendo a los infractores una multa, por vía de castigo, que no podrá exceder del límite establecido en el Código Penal para las correspondientes a las faltas. Además, condenará a los infractores al abono de las cantidades que correspondan como indemnización de los daños y perjuicios que hayan causado a la Comunidad y/o a uno o más de los comuneros.

 

ARTÍCULO 65.- Cuando los abusos en el aprovechamiento del agua ocasiones perjuicios que no sean apreciables respecto a la propiedad de un comunero, pero den lugar a desperdicios de agua o a mayores gastos para la Comunidad, se evaluarán los perjuicios por el Jurado de Riegos, considerándolos causados  a la Comunidad, que percibirá las indemnizaciones que correspondan.

 

ARTÍCULO 66.- Tendrán la consideración de comuneros respecto a la obligación de respetar y cumplir estos estatutos y les serán de aplicación el régimen sancionador a quienes posean y/o exploten por cualquier título tierras  y demás aprovechamientos incluidos en el padrón de la Comunidad.

Si las infracciones denunciadas pudieran ser constitutivas de delito o las hubieren cometido personas extrañas a la Comunidad, el Jurado de Riegos las denunciará al Tribunal competente.

 

 

 

 

 

CAPÍTULO VIII.-

DE LA JUNTA GENERAL.

 

 

ARTÍCULO 67.- La Junta General, supremo órgano de gobierno de la Comunidad, está formada por todos los regantes y demás partícipes de la misma. A sus reuniones podrá además asistir, con voz pero sin voto, un representante del Organismo de cuenca.

 

ARTÍCULO 68.- La Junta General, se reunirá, con carácter ordinario dos veces al año en el mes de Abril y Diciembre y, de forma extraordinaria, siempre que lo acuerde la Junta de Gobierno o lo soliciten de ésta forma por escrito la mayoría de los votos de la Comunidad.

      La convocatoria se hará por el Presidente de la Comunidad con quince días, al menos, de anticipación a la fecha de la reunión, mediante anuncio que se publicará en la sede de la Comunidad, en el Boletín Oficial de las Provincias de Cáceres y Badajoz, y en un diario de gran circulación en la Comunidad Autónoma de Extremadura, y al que se dará la mayor difusión posible.

 

ARTÍCULO 69.- La Junta General se reunirá en el lugar que se designe en la convocatoria, la presidirá el Presidente de la Comunidad y actuará de secretario el que lo sea de la misma.

 

ARTÍCULO 70.- La Junta General adoptará sus acuerdos por mayoría absoluta de votos presentes o representados, salvo lo dispuesto en contrario para determinados supuestos por estos Estatutos. A tales efectos, cada comunero tendrá los votos que le correspondan en proporción a sus respectivas superficies o equivalencias, pudiendo ostentar representación de otros mediante delegación expresa, escrita y especial para cada reunión, sin que, en ningún caso, pueda nadie detentar un número de votos que alcance el 50 por 100 del conjunto de todos los comuneros.

      Las votaciones serán públicas o secretas, nominativas o no, según acuerde la propia Junta.

 

 

ARTÍCULO 71.- La distribución de los votos por superficie se hará de acuerdo con el siguiente baremo:

 

Nº de Hectáreas

Nº de votos

De 0,5 hasta 1

1

De 1 hasta 2

2

De 2 hasta 3

3

De 3 hasta 5

4

De 5 hasta 8

5

De 8 hasta 12

6

De 12 hasta 16

7

De 16 hasta 20

8

De 20 hasta 25

9

De 25 hasta 30

10

De 30 hasta 35

11

De 35 hasta 40

12

De 40 hasta 48

13

De 48 hasta 56

14

De 56 hasta 64

15

De 64 hasta 72

16

De 72 hasta 80

17

De 80 hasta 90

18

De 90 hasta 100

19

De 100 en adelante

19 más un voto por cada 25 hectáreas.

 

ARTÍCULO 72.- Corresponde a la Junta General:

a.      La elección del Presidente, del Vicepresidente y del Secretario de la Comunidad que serán los mismos que los de la Junta de Gobierno, así como el cese, por motivos distintos a la expiración del mandato, de dichos cargos, la de los Vocales titulares y suplentes de la Junta de Gobierno y del Jurado de Riegos y la del Vocal o Vocales que, en su caso, hayan de representarla en la Comunidad General o Junta Central y la de sus representantes en el Organismo de cuenca y otros organismos, de acuerdo con la legislación específica en la materia.

b.      El examen y la aprobación del presupuesto de gastos e ingresos de la Comunidad, que anualmente ha de formar y presentar la Junta de Gobierno.

c.      El examen y la aprobación de las cuentas anuales que ha de presentar la Junta de Gobierno.

d.      El acuerdo sobre el importe de las nuevas derramas, si los recursos del presupuesto aprobado no bastasen para cubrir los gastos de la Comunidad y fuere necesario, a juicio de la Junta de Gobierno, en la que se incluirán propuestas de tarifas de agua, energía eléctrica, gastos generales, periodos de pago, recargos y asignación de volúmenes por cultivo y hectárea.

e.      La redacción de los proyectos de Estatutos de la Comunidad y Reglamentos de la Junta de Gobierno y del Jurado de Riegos así como sus modificaciones respectivas.

f.        La adquisición y enajenación de bienes, sin perjuicio de las facultades que, en este aspecto, competen a la Junta de Gobierno.

g.      La aprobación del ingreso en la Comunidad de cualquiera que, con derecho al uso del agua, lo solicite, y el informe para el Organismo de cuenca, en los supuestos de que algunos usuarios pretendan separarse de la Comunidad para constituir otra nueva.

h.      La autorización previa, sin perjuicio de la que corresponda otorgar al Organismo de cuenca, a los usuarios o terceras personas para realizar obras en las presas, captaciones, conducciones e instalaciones de la Comunidad con el fin de utilizar mejor el agua.

i.        La autorización previa, sin perjuicio de la que corresponda otorgar al Organismo de cuenca, en el expediente concesional que proceda, para, en su caso, utilizar para producción de energía los desniveles existentes en las conducciones propias de la Comunidad.

j.          La solicitud de nuevas concesiones o autorizaciones.

k.       La solicitud de los beneficios de expropiación forzosa o la imposición de servidumbres en beneficio de la Comunidad.

 

ARTÍCULO 73.- Especialmente compete a la Junta General deliberar sobre los siguientes temas:

 

1)     Sobre las obras que, por su importancia, a juicio de la Junta de Gobierno, merezcan un examen previo para incluirlas o no en el presupuesto anual.

2)     Sobre las reclamaciones o quejas que puedan presentarse contra la gestión de la Junta de Gobierno o de alguno de los vocales.

3)     Sobre la extensión del riego a tierras fuera de la zona regable.

4)     Sobre toda otra decisión sobre los riegos que pueda alterar de un modo sustancial los aprovechamientos actuales o afecte gravemente a los comuneros o a la existencia de la Comunidad.

 

ARTÍCULO 74.- La Junta General Ordinaria de Abril se ocupará principalmente:

 

1)     Del examen y aprobación, si procede, de la memoria anual y de las cuentas del ejercicio anterior, que ha de presentar la Junta de Gobierno.

2)     De la rectificación, en su caso, del presupuesto de ingresos y gastos para el año agrícola, en función del cierre del ejercicio y a propuesta de la Junta de Gobierno.

3)     De la rectificación, en su caso, de la normativa de riego para la campaña que se inicia.

 

ARTÍCULO 75.- La Junta General Ordinaria de Diciembre se ocupará principalmente:

 

1)     Del examen y aprobación, si procede, del presupuesto de ingresos y gastos para el año siguiente, que ha de presentar la Junta de Gobierno.

2)     De todo cuanto concierna al mejor aprovechamiento de las aguas y distribución del riego.

3)      De la aprobación de la normativa de riego para la siguiente campaña.

4)     De la elección, cuando proceda, del Presidente y del Vicepresidente de la Comunidad y de los vocales titulares y suplentes de la Junta de Gobierno y del Jurado de Riegos.

 

ARTÍCULO 76.- En Junta General Extraordinaria convocada a este efecto, podrá decidirse la destitución de uno o más vocales de la Junta de Gobierno, cuando su gestión fuere notoriamente perjudicial para la Comunidad y así lo apreciaren los comuneros por una mayoría de, al menos, dos terceras partes de los votos presentes o representados. En este supuesto, los vocales suplentes, por su orden, pasarán a ser titulares de las vacantes que se hubieran producido por cese, por el tiempo del mandato que faltase a los cesados.

 

ARTÍCULO 77.- Para la validez de los acuerdos de la Junta General, será precisa la existencia, en primera convocatoria, de la mayoría absoluta de los votos que reúnan todos los comuneros. En segunda convocatoria, serán válidos los acuerdos cualquiera que sea el número de asistentes.

      Cuando se trate de reformar los Estatutos, los Reglamentos de la Junta de Gobierno o del Jurado de Riegos o de algún otro asunto que, a juicio de la Junta de Gobierno, pueda comprometer la existencia de la Comunidad o, de forma grave, sus intereses, será necesaria la mayoría absoluta de los votos presentes o representados, si la Junta General se celebrara en primera convocatoria, o una mayoría reforzada de dos tercios,  de los votos presentes o representados, si se celebrase en segunda convocatoria. Todo ello, sin perjuicio de lo que en estos Estatutos se pueda disponer para casos especiales.

 

ARTÍCULO 78.- Las decisiones adoptadas por la Junta General serán recurribles en alzada ante el Organismo de cuenca. Agotada la vía administrativa, serán susceptibles de impugnación ante la jurisdicción contencioso-administrativa.

 

ARTÍCULO 79.- En la Junta General, sea ordinaria o extraordinaria, no podrán tratarse otros ni más asuntos de los que se hubieran incluido en el orden del día de la convocatoria, salvo los debates, no decisorios, que pudieran suscitarse en el punto de ruegos y preguntas.

 

ARTÍCULO 80.- No obstante lo establecido en el artículo anterior, todo comunero tiene derecho a presentar, con una antelación mínima de cinco días y ante la Junta de Gobierno, proposiciones que no se hayan anunciado en la convocatoria, para ser tratadas en la reunión de la Junta General.

 

 

 

CAPÍTULO IX.-

DE LA JUNTA DE GOBIERNO

 

ARTÍCULO 81.- La Junta de Gobierno es el Órgano encargado de hacer cumplir estos Estatutos y los acuerdos de la Comunidad expresados en la Junta General, correspondiéndole las más amplias competencias ejecutivas en relación con la vida de la Comunidad y las demás que le fueran atribuidas por ésta.

 

ARTÍCULO 82.- Las decisiones adoptadas por la Junta de Gobierno serán recurribles en alzada ante el Organismo de cuenca. Agotada la vía administrativa, serán susceptibles de impugnación ante la jurisdicción contencioso-administrativa.

     

ARTÍCULO 83.- La Junta de Gobierno estará constituida por el Presidente y Vicepresidente, un Secretario, que  serán las mismas personas que desempeñan esos cargos en  la propia Comunidad, y diez Vocales en representación de las Zonas de Explotación establecidas en el artículo dos de estos Estatutos, a razón de dos Vocales por cada y una de ellas, y un Vocal en  representación de los aprovechamientos industriales.

La elección de los Vocales titulares y suplentes, se hará por la Junta General por el sistema de listas cerradas en las que habrán de figurar dos candidatos titulares y dos suplentes por cada Zona de Explotación y un candidato titular y un suplente por los aprovechamientos industriales.

      Uno de los vocales ha de representar, en su caso, a los usuarios que por su situación u orden establecido sean los últimos en recibir el agua.

      En su caso, los diversos aprovechamientos existentes en la Comunidad estarán representados por un vocal.

      La Junta de Gobierno elegirá de entre sus miembros, al Tesorero-Contador y al Presidente del Jurado de Riegos, con las atribuciones reflejadas en estos Estatutos y en el Reglamento de la Junta de Gobierno y del Jurado de Riegos, respectivamente.

      Actuará de Secretario, con voz pero sin voto, el que lo sea de la Comunidad.

 

ARTÍCULO 84.- El cargo de vocal de la Junta de Gobierno es honorífico, gratuito, y obligatorio. Solo será renunciable en caso de inmediata reelección, por tener más de sesenta años o cambiar de vecindad o residencia. No obstante, la Junta General podrá aceptar la renuncia o dimisión basada en otras causas, si lo considera oportuno.

 

ARTÍCULO 85.- Para ser elegido vocal de la Junta de Gobierno serán condiciones necesarias:

 

      1º.- Ser mayor de edad.

      2º.- Saber leer y escribir.

      3º.- No estar procesado criminalmente

      4º.- Hallarse en pleno goce de sus derecho civiles y de los           correspondientes a los comuneros.

      5º.- No ser deudor de la Comunidad por ningún concepto.

 

ARTÍCULO 86.- La pérdida por cualquiera de los vocales de alguna de las anteriores condiciones determinará su inmediato cese en el cargo, siendo sustituido por el suplente que más votos hubiera obtenido, durante el resto de su mandato.

 

ARTÍCULO 87.- La duración del cargo de Presidente, Vicepresidente y vocales de la Junta de Gobierno será de cuatro años.

 

ARTÍCULO 88.- La Junta de Gobierno, elegida por la Junta General, tomara posesión de  sus cargos según las previsiones contenidas en el artículo 95 de los presentes Estatutos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPÍTULO X.-

DEL JURADO DE RIEGOS

 

ARTÍCULO 89.- El Jurado de Riegos que se establece en cumplimiento de lo establecido en el Texto Refundido de la Ley de Aguas, tiene por objeto:

 

a)     Conocer de las cuestiones de hecho que se susciten entre los comuneros o entre éstos y la Comunidad, y las demás que afecten al interés general.

b)     Conocer de las infracciones a estos Estatutos y de los acuerdos de la Comunidad o de la Junta de Gobierno, e imponer a los responsables las correcciones a que hubiese lugar.

c) Imponer a los infractores de los Estatutos y de los acuerdos de la Junta General y de la Junta de Gobierno, las correcciones  a que haya lugar con arreglo a aquellos, y dirimir las cuestiones de hecho que afecten al interés general o que se planteen entre dos o más usuarios.

ARTÍCULO 90.- Las decisiones del Jurado de Riegos serán recurribles en reposición ante el mismo órgano que las adoptó. Resuelto el citado recurso, quedará expedita la vía jurisdiccional contencioso-administrativa.

 

ARTÍCULO 91.- El Jurado de Riegos se compondrá de un Presidente, que será uno de los vocales de la Junta de Gobierno elegido por ésta, y de cinco vocales titulares y otros tantos suplentes, elegidos directamente por la Junta General de la Comunidad. Podrá actuar como Secretario el que lo fuera de la Comunidad.

 

ARTÍCULO 92.- Será de aplicación a los vocales del Jurado de Riegos lo dispuesto en los artículos 85 a 88, inclusive de estos Estatutos.

 

ARTÍCULO 93.- Ningún comunero podrá desempeñar a la vez el cargo de vocal de la Junta de Gobierno y del Jurado de Riegos, salvo el Presidente de este último.

 

 

 

CAPÍTULO XI.-

DE LAS NORMAS ELECTORALES.

 

ARTÍCULO 94.- Las elecciones a todos los cargos de los diferentes órganos de la Comunidad se llevaran a efecto con arreglo a las siguientes normas:

 

1ª.- Por el Presidente de la Comunidad, con quince días de antelación al menos, se convocará a todos los usuarios mediante papeletas individuales remitidas a sus respectivos domicilios por correo ordinario, y se publicará el anuncio de dicha convocatoria electoral en el Boletín Oficial de las Provincias de Badajoz y Cáceres, en un diario de la Provincia de mayor difusión, en el tablón de anuncios de la Comunidad y en el de los Ayuntamientos afectados, conteniendo la convocatoria el orden del día, y hora de celebración de la primera y segunda convocatoria, lugar y fecha.

 

2ª.- Igualmente, desde el día siguiente al de la convocatoria electoral, el Secretario de la Comunidad expondrá en el tablón de la misma la lista de votantes, con el numero de votos que a cada uno corresponda con arreglo a lo previsto en el artículo 72 de los presentes Estatutos, exponiéndose igualmente los cargos que han de ser objeto de elección.

 

3ª.- Se podrán presentar reclamaciones contra el censo electoral de votantes hasta diez días antes de la celebración de las elecciones.

 

4ª.- Hasta cuatro días naturales antes de la celebración de las elecciones, la Junta de Gobierno resolverá sobre las reclamaciones presentadas, notificándose la decisión a los reclamantes.

 

5ª.- Hasta tres días naturales antes de la celebración de la Junta General en la que hayan de tener lugar las elecciones, se podrán presentar candidaturas a los cargos que hayan de renovarse mediante escrito dirigido al Presidente de la Comunidad donde se hará constar el nombre y apellidos, vecindad, domicilio y número de DNI de los candidatos, y cargo para el que se presentan.

 

6ª- En primer lugar se procederá a la elección de Presidente, Vicepresidente y Vocales de la Junta de Gobierno en una lista cerrada donde deberá figurar un candidato por cada puesto a cubrir, y el puesto para el que se presenta cada candidato.

7ª.- Posteriormente se procederá a la elección de los vocales del Jurado de Riego, lo que se realizará por el sistema de listas cerradas, donde deberá figurar un candidato para cada puesto a cubrir. En el caso de los candidatos a vocal de la Junta de Gobierno deberán figurar dos candidatos por cada zona de explotación. Tanto en las candidaturas a la Junta de Gobierno como al Jurado de Riego, cada candidato deberá tener un suplente.

 

Para el caso en que la calidad de comunero la ostente una persona jurídica, no podrá desempeñar cargo en la Comunidad más de un miembro de la misma. Igualmente para el supuesto que se presenten, además de consignarse los datos que se han hecho constar anteriormente, deberán acompañar un certificado extendido por el Secretario de la entidad de que se trate, con el visto bueno de su Presidente, donde se recoja el acuerdo del nombramiento para ser candidato, adoptado por el Consejo Rector, Consejo de Administración, etc. De dicha entidad o, alternativamente, poder notarial suficiente.

 

8ª.- Las listas de las candidaturas presentadas y admitidas se expondrán en el tablón de anuncios de la Comunidad al día siguiente de la finalización del plazo de presentación.

 

9ª.- La proclamación de las candidaturas tendrá lugar el mismo día de la celebración de la Junta General y se efectuará por el Secretario de la Comunidad con posterioridad a la lectura del punto del orden del día que se trate esta cuestión y con anterioridad a proceder a la votación.

 

10ª.- La Mesa Electoral se compondrá de tres miembros elegidos entre los asistentes a la Junta General de la siguiente forma:

 

-          Si se presentaran de forma voluntaria más de tres candidatos a formar la Mesa, por sorteo entre los mismo.

-          Si no se presentase nadie, por sorteo entre los asistentes a la Junta General.

-          Si se presentasen menos de tres, los que restaren hasta completar dicho numero, igualmente por sorteo entre los asistentes.

Los tres elegidos, a su vez, elegirán entre sí a quien presida la Mesa Electoral. Ningún candidato a ocupar cargo en órgano de la Comunidad podrá ser miembro de la Mesa Electoral.

      La Mesa Electoral será asesorada en sus funciones por el Secretario y personal asesor de la Comunidad.

 

            11ª.- Los votantes deberán acreditar a la Mesa electoral su personalidad.

      Serán declarados nulos todos aquellos votos que contengan expresiones ajenas al estricto contenido de la votación o que tengan enmiendas, tachaduras o raspaduras que ofrezcan dudas sobre la intención del voto.

 

      12ª.- Finalizado el escrutinio, el Presidente de la Mesa Electoral anunciará su resultado, proclamándose seguidamente electos los candidatos que hubieran obtenido el mayor número de votos.

      En caso de empate, serán proclamados aquellos candidatos de mayor edad.

      En el caso de que solo exista una candidatura podrá ser elegida por aclamación por la Junta General, si ésta así lo decide, sin necesidad de proceder a la votación.

 

      13ª.- Las personas elegidas para los distintos cargos tomarán posesión de los mismos en el plazo máximo de quince días después de haber tenido lugar las elecciones, cesando en sus cargos en el mismo momento del acto de toma de posesión, las personas a las que han sustituido.

 

      14ª.- En la reunión en la que tomen posesión los nuevos cargos, la Junta de Gobierno elegirá de entre sus miembros a la persona que desempeñará el cargo de Presidente del Jurado de Riegos, si es que procede en ese momento llevar a cabo su elección.

 

ARTÍCULO 95.- La Junta General, en reunión extraordinaria solicitada, al menos, por la tercera parte de los votos de la Comunidad, podrá aprobar, por mayoría absoluta de los votos comunitarios, si se celebrara en primera convocatoria, o por mayoría de votos de los partícipes presentes, si se celebrara en segunda convocatoria, una moción de censura contra todos o cualquiera de los cargos sujetos al régimen electoral previsto en estos Estatutos.

 

Si la moción de censura fuere aprobada, tales cargos cesarán inmediatamente en sus funciones siendo sustituidos por el suplente hasta la celebración de elecciones, que deberán efectuarse, en Junta General extraordinaria convocada al efecto, en el plazo de un mes, a contar desde la aprobación de dicha moción.

Si la moción de censura no fuere aprobada, sus signatarios no podrán presentar otra durante el mismo mandato electoral.

 

DISPOSICIONES FINALES.-

 

PRIMERA.- Los presentes Estatutos de la Comunidad de Regantes del Canal de Orellana entraran en vigor el mismo día en que sean aprobados por el Organismo de cuenca.

 

SEGUNDA.- En las cuestiones no previstas en los presentes Estatutos, será de aplicación el Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Aguas, el Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, por el que se aprueba el Reglamento del Dominio Público Hidráulico y la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

 

TERCERA.- Procederá la Junta de Gobierno a la impresión de estas Ordenanzas y Reglamentos tan pronto sean definitivamente aprobados, remitiendo uno a cada comunero para conocimiento de sus derechos y obligaciones.

 

 

El Secretario.- Fdo.: Manuel Torija Verde

 

Vº Bº El Presidente

 

 

Fdo.: Miguel Leal Escobar

Vocales

 

 

Fdo.: Gregorio Peralta Carrasco               Fdo.: Angel Alonso Ruiz

 

 

Fdo.: Eloy González Romero                    Fdo.: Fernando Gutierro Masa

 

 

Fdo.: Andrés Castuera Vázquez               Fdo.: Juan Fernando González Parras

                                                       

REGLAMENTO DE LA JUNTA DE GOBIERNO

 

CAPÍTULO I.-

DE SU CONSTITUCIÓN.

 

ARTÍCULO 1.- La Junta de Gobierno establecida por estos Estatutos se constituirá en la forma y plazos previstos en el artículo 94 de los Estatutos de la Comunidad.

 

ARTÍCULO 2.- La convocatoria para la constitución de la Junta de Gobierno y para la celebración de sesiones, tanto ordinarias como extraordinarias, se hará por el Presidente con tres días, al menos, de antelación, salvo casos de urgencia, mediante papeletas extendidas y firmadas por el Secretario, de orden de aquel.

      Si algún vocal no pudiera asistir, lo comunicará inmediatamente a la Secretaría para que pueda ser citado el suplente que corresponda.

      Cuando, a juicio del Presidente, algún asunto mereciera la calificación de grave, se expresara así en la correspondiente papeleta de convocatoria.

 

ARTÍCULO 3.- Los vocales de la Junta de Gobierno a quienes corresponda cesar en el cargo lo harán el día señalado para la sustitución, en el que los reemplazantes entrarán en el ejercicio de sus funciones.

 

ARTÍCULO 4.- El mismo día de su constitución, la Junta de Gobierno elegirá, entre sus vocales, a los vocales de su seno que haya de desempeñar el cargo de Presidente del Jurado de Riegos y al Tesorero-Contador.

 

ARTÍCULO 5.- La Junta de Gobierno tendrá su residencia en la sede de la Comunidad, donde celebrará ordinariamente sus sesiones.

 

ARTÍCULO 6.- La Junta de Gobierno, como representante genuino de la Comunidad, intervendrá en cuantos asuntos se refieran a la misma, ya sea con los regantes o usuarios o con cualesquiera otras personas físicas o jurídicas, con las autoridades y Organismos del Estado, Comunidad Autónoma, Provincia o Municipio y con los juzgados y tribunales de cualquier grado y jurisdicción.

 

 

ARTÍCULO 7.- La Junta de Gobierno, que adoptará sus acuerdos por mayoría de votos de los vocales asistentes, celebrará sesiones ordinarias cada mes y las extraordinarias que el Presidente juzgue oportuno o soliciten, al menos, el 50% de los vocales.

      Las votaciones serán públicas, debiendo ser secretas cuando lo solicite algún vocal.

 

ARTÍCULO 8.- La Junta de Gobierno anotará sus acuerdos en un libro foliado y rubricado por el Presidente que llevará el Secretario. Dicho libro podrá ser examinado por cualquiera de los comuneros cuando aquella lo autorice o esté constituida en Junta General.

 

CAPÍTULO II.-

DEBERES Y ATRIBUCIONES.

 

ARTÍCULO 9.- Es obligación de la Junta de Gobierno:

a)     Dar conocimiento al Organismo de cuenca de su constitución y renovación.

b)     Hacer que se cumplan las leyes y disposiciones en materia de aguas, las resoluciones de concesión, los Estatutos de la Comunidad y los Reglamentos de la Junta de Gobierno y del Jurado de Riegos.

c)      Llevar a efectos las ordenes que, dentro de sus respectivas competencias, se le comuniquen por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino o por el Organismo de cuenca, relativas a asuntos de la Comunidad.

 

ARTÍCULO 10.- Es obligación de la Junta de Gobierno respecto a la Comunidad:

a)     Vigilar los intereses de la misma, promover su desarrollo y defender sus derechos.

b)     Ejercitar las acciones legales y adoptar los acuerdos correspondientes para personarse y oponerse en asuntos litigiosos en que la Comunidad sea demandada, y para establecer toda clase de recursos de cualquier tipo (civiles, criminales, administrativos, contenciosos y económico-administrativos, etc.).

c)      Dictar las disposiciones reclamadas por el buen régimen y gobierno de la Comunidad, adoptando en cada caso las medidas convenientes para que se cumplan.

d)     Hacer cumplir acuerdos que la Comunidad adopte en Junta General.

e)     Satisfacer puntualmente, en la cuantía y forma convenidas, todos los compromisos contraídos para la ejecución de cualquier obra encaminada a la mejora de los bienes de la Comunidad.

f)        La policía de todas las obras de la Comunidad, atendiendo a la reparación, conservación y limpieza de la misma.

g)     Proponer a la aprobación de la Junta General los Estatutos y Reglamentos, así como su modificación y reforma (art. 220 ñ del R.D.P.H.) .

 

ARTÍCULO 11.- Son atribuciones de la Junta de Gobierno respecto a la buena gestión y administración:

a)     Proponer el nombramiento y cese del Secretario y demás empleados de la Comunidad.

b)     Suspender provisionalmente en sus funciones a los vocales titulares y suplentes de la Junta de Gobierno y del Jurado de Riegos, dando cuenta inmediata al Organismo de cuenca, cuando su reiterada falta de asistencia a las sesiones o su negligente proceder comprometiera la organización y funcionamiento de la Comunidad, la buena marcha del riego o la conservación de los bienes. Esta suspensión habrá de ser ratificada, en su caso, en la primera Junta General que se celebre.

c)      Formar el presupuesto ordinario de gastos e ingresos que ha de someter a la aprobación de la Junta General para el año siguiente, así como la liquidación de las cuentas del año anterior.

d)     Redactar las memorias y propuestas de normativa de riegos conforme a lo dispuesto en los Estatutos de la Comunidad.

e)     Presentar a la Junta General la lista de los vocales de la Junta de Gobierno y del Jurado de Riegos que deban cesar en sus cargos.

f)        Formar presupuestos extraordinarios de gastos e ingresos a que hubiere lugar, señalando a cada participe la cuota que le corresponda, y presentarlo a la aprobación de la Junta General en la época que considere oportuna.

g)  Organizar los servicios de recaudación y tesorería.

h)  Desarrollar la gestión económica conforme  a los presupuestos                     aprobados.

i)        La adquisición o disposición de bienes muebles e inmuebles y la transacción sobre los mismos, la contratación o concesión de obras, la censura de cuentas, las operaciones de crédito y cualquier otra clase de compromisos económicos. Para la adquisición o disposición de bienes inmuebles y las transacciones sobre los mismos, así como para las operaciones de crédito, será necesaria la aprobación de la Junta General.

j)        Formar y actualizar el inventario de la propiedad de la Comunidad, con los padrones generales, planos y relaciones de bienes (art. 220 f, R.D.P.H.).

 

 

ARTÍCULO 12.- Corresponde a la Junta de Gobierno respecto a las obras:

a)     Disponer la redacción de los nuevos proyectos de obras de construcción, consolidación, revestimiento y mejoras de redes y caminos, que ha de someter a la aprobación de la Junta General.

b)     Ejecutar las obras mencionadas, una vez aprobadas por la Junta General, así como las ordinarias de reparación, conservación y limpieza, hasta donde alcancen los créditos presupuestados.

c)      Las demás facultades que se determinan en los Estatutos de la Comunidad.

 

 

ARTÍCULO 13.- Es competencia de la Junta de Gobierno respecto a las aguas:

a)     Hacer cumplir las disposiciones que haya establecido o acuerde la Junta General, para el mejor aprovechamiento de las aguas.

b) Proponer a la Junta General las modificaciones que considere oportunas en el uso de dichas aguas.

c) Adoptar las disposiciones necesarias para la equitativa distribución de las aguas entre todos los participes, en proporción a la respectiva superficie regable y a los restantes criterios contenidos en los Estatutos de la Comunidad.

d)     Establecer los turnos de riego, en los supuestos previstos en los Estatutos de la Comunidad.

e)     Autorizar la utilización de las aguas con fines distintos al riego, siendo necesaria la previa autorización del Organismo de cuenca (artículo 64 del TRLA).

f)        Practicar los señalamientos de servidumbres de riego convenientes para la Comunidad y, en su caso, menos perjudiciales para los predios sirvientes.

g)     Ejercer las demás facultades que sobre esta materia se prevén en los Estatutos de la Comunidad.

 

 

ARTÍCULO 14.- Corresponde a la Junta de Gobierno adoptar cuantas disposiciones sean necesarias con arreglo a los Estatutos de la Comunidad, Reglamentos y demás disposiciones vigentes:

 

a)     Para hacer efectivas las cuotas individuales que correspondan a los comuneros en virtud de los presupuestos y derramas acordadas por la Junta General.

b)     ara ejecutar acuerdos del Jurado de Riegos cobrando las indemnizaciones y multas que imponga, a cuyo fin éste deberá remitirle la correspondiente comunicación.

c)      Para emplear contra los morosos el procedimiento administrativo de apremio vigente contra los deudores de la Hacienda Pública.

 

ARTÍCULO 15.- Las facultades atribuidas a la Junta de Gobierno en los artículos precedentes tienen carácter indicativo, teniendo competencia para ejercitar las demás facultades señaladas en los Estatutos de la Comunidad y las que correspondan para la mejor defensa, promoción y gestión de los intereses de la Comunidad y su mejor organización y funcionamiento, siempre que, por disposición de la Ley o de los Estatutos, no estuvieren reservadas a la Junta General o fueren competencia especifica del Jurado de Riegos.

ARTÍCULO 16.- Para la ejecución forzosa de sus acuerdos, la Junta de Gobierno podrá utilizar los medios que autoriza el artículo 96 de la Ley 30/1992, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

 

CAPÍTULO III.-

DEL PRESIDENTE.

 

ARTÍCULO 17.- Corresponde al Presidente de la Junta de Gobierno, y en su defecto, al Vicepresidente:

a)     Convocar a la Junta de Gobierno y presidir sus sesiones, tanto ordinarias como extraordinarias.

b)     Autorizar con su firma las actas de las sesiones y cuantas órdenes emanen de la Junta de Gobierno, como su primer representante.

c)      Gestionar y tratar, en dicho carácter, con las Autoridades o con personas ajenas a la Comunidad, previa autorización de esta en los casos no previstos en este Reglamento.

d)     Firmar y expedir los mandamientos de pago contra la tesorería de la Comunidad.

e)     Rubricar los libros de actas y acuerdos de la Junta de Gobierno.

f)        Decidir las votaciones en caso de empate.

g)     Todas las demás obligaciones propias de su cargo que le señalen las Ordenanzas y Reglamentos.

 

CAPÍTULO IV.-

DEL TESORERO-CONTADOR

 

ARTÍCULO 18.- Son obligaciones del Tesorero-Contador:

a)     Hacerse cargo de las cantidades que se recauden por cuotas aprobadas y por indemnizaciones o multas impuestas por el Jurado de Riegos y de las que, por cualquier otro concepto, perciba la Comunidad.

b)     Efectuar el pago de los mandamiento nominales y cuentas justificadas y debidamente autorizadas por la Junta de Gobierno y el páguese del Presidente que, con el sello de la Comunidad, se le presenten.

c)      El Tesorero-Contador será responsable de todos los fondos de la Comunidad que ingresen en su poder, y de todos los pagos que se realicen sin las formalidades establecidas.

 

ARTÍCULO 19.- El Tesorero-Contador llevará la contabilidad de la Comunidad con los libros que conceptué necesarios, a fin de que los movimientos correspondientes queden suficientemente determinados, los que, con sus justificantes, presentará a la Junta de Gobierno para su aprobación.

 

CAPÍTULO V.-

DEL SECRETARIO.

 

ARTÍCULO 20.- Corresponde al Secretario, en lo relativo a la Junta de Gobierno:

 

a)     La Jefatura de las dependencias y servicios generales y de todo el personal, sin perjuicio de las atribuciones particulares que correspondan a los demás empleados en sus propios cometidos.

b)     Asesorar a la Comunidad y a sus Órganos en las cuestiones de su competencia que se sometan a su dictamen.

c)      Las funciones de intervención de pagos.

d)     Llevar, conservar y custodiar, los libros de actas y acuerdos de las sesiones de la Junta de Gobierno, levantando aquellas.

e)     Autorizar con el Presidente las órdenes que emanen de éste o de los acuerdos de la Comunidad o de la Junta de Gobierno.

f)        Redactar los presupuestos y cuentas.

g)     Llevar las estadísticas y padrones generales de la Comunidad, que deberá llevar al día.

h)      Conservar bajo su custodia todos los documentos referentes a la Comunidad, así como el sello o estampilla de la misma.

i)        Representar a la Junta de Gobierno ante terceros en sus actos de administración y gobierno, con el alcance y facultades que ésta le delegue.

j)        Facilitar a los miembros de la Junta de Gobierno, la consulta de aquellos documentos que estos soliciten del Secretario de la Comunidad.

k)      Los gastos generados por la Secretaría se abonarán con cargo a al presupuesto ordinario del ejercicio, sometiéndolo a la aprobación de la Junta General.

 

 

El Secretario.- Fdo.: Manuel Torija Verde

 

Vº Bº El Presidente

 

Fdo.: Miguel Leal Escobar

 

Vocales

 

 

Fdo.: Gregorio Peralta Carrasco               Fdo.: Angel Alonso Ruiz

 

 

Fdo.: Eloy González Romero                    Fdo.: Fernando Gutierro Masa

 

 

Fdo.: Andrés Castuera Vázquez               Fdo.: Juan Fernando González Parras

 

 

 

 

REGLAMENTO DEL JURADO DE RIEGOS

 

 

 

ARTÍCULO 1.- El Jurado de Riegos, instituido en los Estatutos de la Comunidad y elegido, con arreglo a sus disposiciones, por la Junta General, se constituirá, previa convocatoria hecha por su Presidente, en el modo y plazos previstos en el artículo 94 de los Estatutos de la Comunidad.

      El Presidente del Jurado dará posesión de su cargo a los nuevos vocales, terminando en el acto su cometido aquellos a quienes corresponda cesar de acuerdo con los Estatutos de la Comunidad.

 

ARTÍCULO 2.- En virtud de lo previsto en el artículo 28.2 de la Ley 30/1992, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, no podrán desempeñar el cargo de vocal del Jurado de Riegos, no solo los que pierdan cualquiera de las condiciones que éstos deben reunir y que se encuentran establecidas en el artículo 85 de los Estatutos, sino tampoco:

1º) Los que tengan interés personal en el asunto de que se trate o en otro cuya resolución pudiera influir la de aquel, ser administrador de la sociedad o entidad interesada, o tener cuestión litigiosa pendiente con algún interesado.

2º) Los que tengan parentesco de consanguinidad dentro del cuarto grado o de afinidad dentro del segundo, con cualquiera de los interesados.

3º) Los que tengan amistad intima o enemistad manifiesta con alguna de las personas indicadas en el apartado anterior.

4º) Los que hayan intervenido como perito o testigo en el procedimiento de que se trate.

5º) Los que tengan relación de servicio con persona natural o jurídica interesada directamente en el asunto o haberle prestado en los dos últimos años servicios profesionales de cualquier tipo y en cualquier circunstancia o lugar.

Cualquiera de las partes podrá promover recusación, en el acto de juicio, de los vocales que formen parte del Jurado de Riegos y se hallen comprendidos en alguno de los casos indicados.

 

ARTÍCULO 3.- El Jurado tendrá su residencia en la sede de la Comunidad, pudiendo celebrar sus sesiones en cualquier lugar del ámbito territorial de la Comunidad.

 

 

ARTÍCULO 4.- El Presidente del Jurado convocará y presidirá las sesiones y juicios asistido del Secretario y personal asesor, que será el de la Comunidad y la Junta de Gobierno.

 

ARTÍCULO 5.- Corresponde al Presidente del Jurado:

·        Preparar las sesiones, dar cuenta en ellas de todas las denuncias y demás asuntos pendientes y cuidar de que se tramiten y puedan verse en ellas todas las denuncias presentadas en Secretaría con dos días al menos de anticipación a aquel en que la reunión debe celebrarse.

·        Señalar el orden en que deben celebrase los juicios, procurando lo sean seguidamente y atendiendo a la fecha de las denuncias.

·        Dirigir el debate judicial concediendo o retirando la palabra a las partes y demás personas asistentes, obtener el veredicto del Jurado y redactar las resoluciones.

·        Mantener el orden, cuidando que las partes, testigos y concurrencia guarden la debida compostura.

·        Ordenar y vigilar la ejecución de los fallos pronunciados por el Jurado.

·        Resolver cualquier dificultad o duda en las cuestiones de procedimientos.

·        Además, realizar todas las obligaciones propias de su cargo que se establezcan en las Ordenanzas y este Reglamento.

 

ARTÍCULO 6.- Son obligaciones del Secretario del Jurado de Riegos:

·        Redactar las actas de cada sesión o juicio.

·        Recibir las denuncias y darles, de orden del Presidente, la tramitación que corresponda, redactando y despachando todas las diligencias y comunicaciones a que dieran lugar.

·        Conservar y custodiar el libro de Actas del Jurado y todos los documentos, sello y estampillas referentes al mismo.

·        Comunicar los fallos del Jurado a los interesados y a la Junta de Gobierno para que estos se hagan efectivos.

·        Realizar todos los trabajos propios de su cargo así como cumplimentar las órdenes que emanen del Presidente o de los acuerdos del Jurado.

 

ARTÍCULO 7.- El Jurado se reunirá una vez al mes, si existiera cualquier denuncia, y también cuando lo pida la mayoría de sus vocales y cuantas veces el Presidente lo considere oportuno.

            La citación se hará por medio de papeletas extendidas y suscritas por el Secretario por orden del Presidente.

      El vocal que no pudiera asistir deberá comunicarlo inmediatamente a la Secretaria para que pueda ser citado el suplente correspondiente.

      El vocal que, sin causa debidamente justificada a juicio de la Junta de Gobierno, no asistiera a dos sesiones consecutivas del Jurado de Riegos, cesará automáticamente en el cargo y será sustituido por el suplente que hubiere obtenido mayor número de votos.

      Cuando no asista el Presidente, hará sus veces el Jurado de mayor edad.

 

ARTÍCULO 8.- Para que el Jurado de Riegos pueda celebrar sesión o juicio y sus acuerdos o fallos sean validos, habrán de concurrir la mayoría de vocales que lo compongan, o sus respectivos suplentes.

      El Jurado tomará todos sus acuerdos y fallos por mayoría absoluta de votos. En caso de empate, decidirá el voto del Presidente.

 

ARTÍCULO 9.- Corresponde al Jurado de Riegos de la Comunidad:

a)     Conocer de las cuestiones de hecho que afecten a la Comunidad.

b)     Examinar las denuncias que se presenten por infracción de los Estatutos y de los acuerdos de la Junta General o de la Junta de Gobierno.

c)      Celebrar los correspondientes juicios y dictar los fallos que procedan.

 

ARTÍCULO 10.- Las denuncias por infracción de los Estatutos, Reglamentos y acuerdos pueden ser hechas, verbalmente o por escrito, en la Secretaría del Jurado, por el Presidente de la Comunidad, por si o por acuerdo de ésta o de la Junta de Gobierno, por cualquiera de los vocales del Jurado y por todos y cada uno de los comuneros.

     

Los empleados de la Comunidad o de la Junta de Gobierno vienen obligados a denunciar inmediatamente las infracciones de que tengan conocimiento, el incumplimiento de esta obligación será considerado como falta muy grave.

 

 

 

ARTÍCULO 11.- Las denuncias deberán contener:

1º) Nombre, apellidos y domicilio del denunciado y denunciante;

2º) Indicación sucinta del hecho con expresión del lugar, día y hora en que ocurriera y daños producidos;

3º) Nombre, apellidos y domicilio de los testigos que pudieran declarar sobre el hecho denunciado.

 

ARTÍCULO 12.- Conforme a lo que dispone el artículo 84.6 del Texto Refundido de la Ley de Aguas, los procedimientos del Jurado en el examen de las cuestiones y en las celebraciones de juicios de su competencia, serán públicos y verbales, sin más formalidades que las previstas en este Reglamento.

 

ARTÍCULO 13.- Presentadas al Jurado una o más denuncias o cuestiones de hecho, señalará el Presidente el día y la hora en que habrá de examinarse y convocará al Jurado y a los comuneros interesado mediante papeletas de convocatoria, en las que se expresara sucintamente la cuestión o hecho denunciados y se advertirá a los interesados que deben comparecer personalmente con todos los medios de prueba de que intenten valerse. Su no comparecencia no obstará para la celebración del juicio.

 

ARTÍCULO 14.- Las papeletas, suscritas por el Secretario de orden del Presidente, serán entregadas a los interesado en su domicilio por cualquier empleado de la Comunidad, que hará constar la recepción de ellas con la firma del citado o, si no supiere firmar, de un testigo a su ruego, o de uno a ruego del empleado. Si se negasen a hacerlo, se hará constar el día y la hora en que se ha verificado la citación, y se devolverán a la Secretaría del Jurado tan pronto se haya cumplido este requisito. En caso de que el citado no se hallase en su domicilio, la citación podrá efectuarse a algún otro individuo de su familia, en las mismas condiciones.

 

      Si el interesado tuviera su domicilio fuera de la provincia, la citación se practicará mediante comunicación postal o mensajería con acuse de recibo, haciendo constar el nombre de la persona a quien se practique la entrega.

 

ARTÍCULO 15.- La citación del denunciante se hará en la forma expresada en el artículo anterior, pudiendo suprimirse si al presentarse la denuncia se le entregara copia de la citación. A la del denunciado se deberá acompañar, además, una copia de la denuncia.

 

ARTÍCULO 16.- Antes de convocar al Jurado de Riegos o cuando la naturaleza de las cuestiones sometidas a su decisión o fallo así lo aconsejen, podrá su Presidente, de oficio o a petición de parte, acordar que por uno o más de sus vocales se practique un reconocimiento sobre el terreno o que el perito o peritos que designe proceda a la tasación de los daños causados o informe sobre cualquier otro extremo de interés.

 

ARTÍCULO 17.- Para que puedan preparar las pruebas de que intenten valerse en el acto del juicio, las partes podrán examinar las actuaciones en la Secretaría del Jurado de Riegos hasta el mismo día de la celebración de la correspondiente sesión.

 

ARTÍCULO 18.- La sesión o juicio se celebrará en el lugar y fecha señalados en la convocatoria, hayan o no concurrido las partes, salvo causa grave suficientemente justificada, a juicio del Jurado.

 

      Antes de iniciar el juicio, el Presidente preguntará a las partes si recusan a alguno de los vocales del Jurado y porqué causas de las comprendidas en el presente Reglamento. En caso de que se promueva la recusación y si el recusado conviniese en ella o el Jurado lo estimase en votación secreta, continuará el juicio con los demás vocales del Jurado, siendo sustituido aquel por su suplente.

Después de ventilada la recusación, si la hubo, se celebrará el juicio, en donde las partes habrán de comparecer y defenderse personalmente. El acto comenzará dando cuenta el Secretario de las actuaciones realizadas; oídas las partes por su orden, propondrán las pruebas que tengan por conveniente y se refieran a hechos sobre los que no hubiese conformidad. El Jurado admitirá las que puedan practicarse en el acto, incluso aquellas que, estimándose indispensables, requieran la traslación del Jurado fuera del local de la audiencia, en cuyo caso suspenderá el juicio por el tiempo estrictamente necesario, continuando después sin interrupción, Practicadas las pruebas que, por pertinentes, se hubiesen admitido, las partes formularán oralmente sus conclusiones de un modo concreto y preciso, retirándose el Jurado para deliberar privadamente y acordar el fallo, que será notificado a las partes en legal forma.

      No obstante, podrá el Jurado, para mejor proveer, acordar que se lleven a cabo determinadas pruebas, y el vocal o vocales ante los que se han de practicar, con o sin intervención de las partes. En tal caso, una vez practicadas, se constituirá nuevamente el Jurado de Riegos el día que se señale, para deliberar y fallar el asunto, que se notificará a las partes en legal forma.

 

 

ARTÍCULO 19.- El Jurado de Riegos podrá imponer a los infractores multas que no excedan del límite señalado en el Código Penal para las faltas, que se aplicarán a los fondos de la Comunidad, y además, en su caso, la indemnización de los daños y perjuicios que hubiere ocasionado a la Comunidad y/o a uno o más de los comuneros.

      También serán de cargo de los infractores declarados responsables los gastos que origine la traslación del Jurado fuera de la sede, la de cualquiera de los vocales para el reconocimiento del terreno y la intervención de peritos.

 

 

ARTÍCULO 20.- Durante la celebración del juicio o sesión, el Secretario irá extendiendo el correspondiente acta, en la que se recogerán suficientemente todas las incidencia, firmándose a la terminación por el Presidente, los vocales y las personas que hayan intervenido, haciéndose constar si uno no firma por no saber o por no querer hacerlo, firmando por último, el Secretario que dará fe.

Los fallos del Jurado de Riego se consignarán por el Secretario con el Visto Bueno del Presidente, en un libro foliado y rubricado por el mismo Presidente, donde se hará constar en cada caso, el día que se presente la denuncia, el nombre y clase de denunciante y denunciado, los hechos que motivan la denuncia, sus circunstancias, y el artículo o artículos de los Estatutos o Reglamentos invocados y las sanciones o correcciones u obligaciones de hacer impuestas, especificando las que sean en concepto de multa pecuniaria y las que se exijan por vía de indemnización por daños, con expresión de los perjuicios a quienes corresponda recibirla.  

 

 

ARTÍCULO 21.- Los fallos del Jurado de Riegos serán ejecutivos, salvo los supuestos previstos en el artículo 11 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre.

Corresponde a la Junta de Gobierno ejecutarlos, pero esta no abonará a los partícipes las indemnizaciones establecidas a su favor, en tanto no hayan adquirido firmeza las resoluciones.

      A tales efectos, al día siguiente de la celebración de cada juicio el Jurado remitirá a la Junta de Gobierno relación detallada de los miembros de la Comunidad a los que les ha sido impuesta sanción o corrección, especificando para cada uno de ellos la causa de la denuncia, la clase de sanción y/o indemnización de daños y perjuicios ocasionados por el infractor, y los importes correspondientes que deben satisfacer a los perjudicados, sea otro miembro o la propia Comunidad o todos a la vez.

 

 

ARTÍCULO 22.- Los resoluciones del Jurado de Riegos son revisables mediante la interposición de recurso de reposición ante el propio Jurado como requisito previo al recurso contencioso–administrativo.

Asimismo, el Jurado dará inmediata cuenta a la Junta de Gobierno de los recursos de reposición y contencioso-administrativo que se interpongan contra sus fallos, y de las resoluciones firmes que los decidan.

 

 

El Secretario.- Fdo.: Manuel Torija Verde

 

 

Vº Bº COMISIÓN REDACTORA

 

Presidente

 

 

Fdo.: Miguel Leal Escobar

 

Vocales

 

 

Fdo.: Gregorio Peralta Carrasco               Fdo.: Angel Alonso Ruiz

 

 

Fdo.: Eloy González Romero                    Fdo.: Fernando Gutierro Masa

 

 

Fdo.: Andrés Castuera Vázquez               Fdo.: Juan Fernando González Parras

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMUNIDAD DE REGANTES

CANAL DE ORELLANA

 

 

ORDENANZAS

Y REGLAMENTOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Don Benito, 17 de noviembre de 2.008